Cambiando mis formas

| 4 minutos de lectura

Hace un par de meses, Frank Chimero, un gran diseñador que admiraba desde hace mucho tiempo,escribió sobre el pesar de volver a aprender muchas cosas para mantenerse actualizado con las últimas prácticas y tendencias en la web. Esa publicación me llegó muy fuerte al expresar todas mis recientes frustraciones y todo lo que quería decir, pero de una mucho mejor manera.

Primero, tengo que comenzar desde el principio. Verás, comencé a aprender acerca de esa cosa llamada web cuando estaba en la universidad estudiando diseño gráfico y en todos esos años llegamos a tener un pequeño curso introducción a esta nueva área de diseño llamada “Diseño web”. Era súper básico, abrir Dreamweaver y arrojó cosas en él, creando diseños basados en tablas y aunque la clase estaba algo desactualizada. Me abrió los ojos.

Me enganché con la idea de crear algo y que todo el mundo pudiera ver, ese poder de no tener barreras geográficas.

Estaba recién empezando así busqué libros e información para saber más sobre el tema, mientras más leía, más me daba cuenta de cuánto me faltaba por aprender y eso emocionaba. No encontré buenos libros en mi ciudad, estaban desactualizados pero termine encontrando que una de las mejores maneras de aprender algo es ir a la fuente. Así que los blogs, los libros web y el código fuente de sitios web fueron mis mejores recursos. Me calvé con los estándares web, el marcado limpio y semántico y con innovadoras técnicas de CSS.

En la web, nunca dejas de aprender, pero después de un tiempo llegué a un nivel en el que me sentía cómodo para realizar cualquier proyecto o resolverlo si necesitaba algo que no había hecho antes.

Luego aparecieron las redes sociales, y poco a poco había menos demanda de esas pequeñas empresas que buscaban agencias o freelancers (como yo en el momento), para nuevos sitio web. Estaban contentos con sus páginas de Facebook y cuentas de Instagram, así que fui moviéndome más en proyectos de branding.

Así que en 2014, cuando poco a poco me alejé del diseño y desarrollo web por un par de años, no tenía idea de cuánto cambiarían las cosas.

En esos años también me centré en mi carrera de peleador, dejé de escribir código y leer sobre los constantes cambios en la comunidad web.

Años más tarde regresé, fue más difícil de lo que pensaba. El enfoque estaba en productos digitales, había una gran demanda de diseñadores, nadie usaba el término diseñador web . Antes, veías el término UX de vez en cuando, pero ahora todo el mundo es diseñador UI / UX o product designer, y un gran porcentaje de ellos no sabe mucho sobre código, incluso cuando su trabajo vive en plataformas digitales.

Ese es un tema para otro artículo, pero donde tuve la mayor dificultad para adaptarme fue con las nuevas prácticas de desarrollo Front-end.

Hoy en día he estado haciendo cosas que había aprendido que nunca debes hacer, mientras más limpio el código, mejor. Nada de clases adicionales cuando conoces bien los selectores y estructuras semánticas. Ahora todo se basa en componentes y en la escalabilidad, aunque me llevó algo de tiempo adaptarme y cambiar mi forma de pensar, ahora veo las ventajas en la mayoría de las prácticas más nuevas.

Sigo viendo algunos abusos de divs que no puedo aceptar, pero ahora me siento mejor al agregar una o más clases a todos los elementos, supongo que siempre voy a tratar de separar el contenido y la presentación, pero la flexibilidad que se puede obtener haciendo bien las cosas como lo muestra el artículo de Dan Mall realmente me convenció. Por un momento, me sentí como cuando empecé, devorando libros y artículos para aprender y re-aprender cosas, con la experiencia esta vez fue más rápido, pero a la vez más difícil cambiar las formas previamente aceptadas y hacerlas de diferente manera. Al final del día como había dicho…

En la web, nunca dejas de aprender.

unsplash-logo Foto de fondo por NASA