Fortuna heredada

| 2 minutos de lectura

Hace un par de meses mi padre estuvo en el hospital por 3 semanas, y como en muchos lugares del mundo, la atención médica es muy cara, por lo que tiene un seguro social que le brinda atención médica pero a un precio. Los hospitales están llenos, pocos lugares para sentarse, poca información y ni siquiera voy a hablar sobre los baños.

Verás a personas de ingresos medios a bajos en esos lugares, porque no tienen otra opción. En esas semanas estaba preocupado, por supuesto, frustrado y enojado. Esos momentos cuando odias no tener más recursos. Mi papá no necesitaría aguantar tan malas condiciones, en un hospital privado con su propio médico, área para visitas en la habitación, sofá para pasar la noche con él (en lugar del piso), etc.

Un día estaba muy molesto por el tiempo que me llevó entrar al lugar, ya que no permiten el ingreso con laptops, me inventen una buena excusa para que me dejaran entrar. Empecé a calmarme caminando hacia el ascensor, justo antes de cerrarse las puertas, entró una mujer. Nada en particular me llamó la atención, hasta que comenzamos a subir… Rápidamente se movió hacia atrás, extendiendo los brazos y pegando su espalda a las paredes como si estuviera a punto de caerse. Obviamente estaba confundido, ¿sabía algo que yo no? una vez que llegó al piso, nerviosamente dijo que era su primera vez en un ascensor.

No podía creerlo, incluso si es común que muchos viajan de sus pueblos a la ciudad para recibir atención médica, uno simplemente supone que todos tuvieron esas experiencias cotidianas. Obviamente me hace considerar mis quejas anteriores. Nacemos en una burbuja y en el curso de nuestra vida a menudo tratamos de reventar la burbuja para ingresar a otra. Pero solo miramos hacia arriba, sí, a veces vemos noticias de personas que lidian con cosas que no podemos ni imaginar y después de ver un par de documentales creemos saber como es pero realmente no.

No digo que no se debe apuntar a la cima, yo también lo hago, pero deberíamos estar más agradecidos. Por qué esperar para ser feliz hasta que tengas todo en tu lista de deseos, cuando puedas ser feliz ahora.

unsplash-logo Foto de fondo por andrew welch