Integrándome al equipo de Icalia Labs

| 3 minutos de lectura

Tuve un 2017 bastante complicado, a mi familia le sucedieron varios eventos tristes en ese año, afortunadamente nuestro recién nacido nos ayudó mucho y nos dio esos momentos de alegría que necesitábamos.

Durante muchos meses perdí mi enfoque en mi entrenamiento y trabajo, pero necesitaba ponerme de pie. Así que comencé un nuevo negocio inspirado en la popular tendencia de productizar servicios, destinado a crear sitios web para pequeñas empresas. Al igual que con todas las ideas nuevas, estaba muy emocionado y estaba seguro de que iba a funcionar… Falló terriblemente.

No hay tiempo para quejas, aprendi algunas cosas y me fui a aprender un poco más (uno de mis hobbies favoritos). En Mayo, escuchando un podcast recomendaron un libro llamado Sprint escrito por un diseñador de Google que muestra una nueva forma de trabajar para resolver problemas. Estaba intrigado, así que compré el audiolibro porque estaba corriendo todos los días para recuperar mi condición. Me encantó el libro, que cuando estaba disponible en la librería de la ciudad compre una copia ahora en español.

Un par de meses más tarde estaba navegando en dribbble cuando vi un shot de un equipo en mi ciudad llamado Icalia Labs, me sorprendió ya que no había visto equipos de diseño de productos digitales en la ciudad. Fui a su sitio y que encuentro que ofrecen Design Sprints como servicio a sus clientes, necesitaba saber más.

Descubrí que eran una agencia de software joven que trabajaba con las nuevas y mejores prácticas que se están manejando en industria de software, y aunque he estado trabajando como independiente la mayor parte de mi carrera. Me gustan los desafíos y ser parte de grandes cosas, así que les envié un correo electrónico, respondieron el mismo día. El próximo lunes estaba teniendo una entrevista.

Salió bien, pero no tenían una vacante en ese momento, pero iban a conservar mi información para llamarme en cuanto haya un espacio, por supuesto, sospeché 🙄. Después de esa experiencia comencé a buscar lugares similares para trabajar, tal vez estaba viviendo bajo una roca y Monterrey ha crecido su presencia digital.

Encontré algunas compañías de software y fui a otras entrevistas, pero todavía tenían la mentalidad de la vieja escuela con horarios estrictos, sin posibilidades remotas e incluso en una compañía, me dijeron que preferían comprar plantillas y que el diseñador las edite, ya que era más rápido y seguro … Esos lugares claramente no eran para mí.

Luego, Icalia Labs llamó nuevamente y el 2 de enero me uní al equipo. Ahora 2 meses y 3 sprints más tarde no podría estar más feliz, con grandes desafíos, flexibilidad para administrar mis horas y seguir trabajando con mis clientes y estoy incluso en el proceso de crear uno de los dos proyectos personales que tengo para este año.